29/1/11

la policia del karma

-¿Qué harías si te tocase la lotería? Algo gordo, quiero decir. Que te convirtiera en multimillonario.

-Seguramente organizar un grupo terrorista.

-¡Qué me dices!

-Claro, joder. Y ya tengo el nombre y todo: La Policía del Karma. Piénsalo. Un grupo con adiestramiento militar, que entre y salga sin hacer ruido, que trabaje limpiamente, sin alardes ni explosiones, y cuyos objetivos fuesen personas muy concretas, sin daños colaterales. Que funcionase con la precisión y la limpieza de un cirujano. Un cirujano social.

-¿Y cual sería el objetivo?

-Para empezar habría que hacer un amplio trabajo de documentación y poner nombres y apellidos a los blancos. Cuando en los medios dicen que la deuda soberana de tal o cual país está siendo cuestionada por los mercados ¿a quién se refieren? ¿Quienes son los mercados? Acciones tan concretas dependen de decisiones individuales o como mucho de grupos pequeños que, como además no son jefes de estado ni sus nombres son de dominio tan público, no se esconden detrás de un aparatoso servicio de seguridad. Porque no lo han necesitado. También todo aquel que tenga una cuenta en Suiza o las Islas Caimán, o las personas físicas detrás de las sociedades de inversión ficticias...

-¿Y qué más?

-Luego habría que diseñar, o mejor dicho, desarrollar sin diseñar una estructura corpuscular de pequeñas células de Agentes del Karma que actúen a nivel local para aquellos nombres y apellidos que causen problemas graves a sus comunidades. Un alcalde corrupto, un empresario cacique... Esas células también podrían hacer trabajos por encargo.

-¿Y eso?

-Piénsalo. Ofreces la posibilidad de que particulares o pequeños colectivos te propongan objetivos justificados y documentados. Haces un seguimiento pormenorizado del blanco, estudias el verdadero impacto de su actividad sobre la comunidad a la que está dando por culo y si se cumplen una serie de factores prefijados (impunidad ante la justicia, crueldad y ensañamiento, nula posibilidad de reeducación...) los Agentes del Karma entran en acción.

-Pero eso ya lo hacían los anarquistas a principios del siglo XX y no sirvió de nada.

-Te equivocas. Ellos actuaban contra infraestructuras y multitudes, a la melé. Y además, la filosofía es radicalmente distinta. Aquí no se trata de aterrorizar a la sociedad reivindicando un atentado. Se trata de hacer limpieza. Y aterrorizar sólo a quién se dé por aludido. Estoy convencido de que, con este tipo de blancos, o eres uno de ellos (y si lo eres lo sabes claramente) o no lo eres (en cuyo caso también lo sabes) y simpatizas automáticamente con la iniciativa. Quizá incluso tanto como para afiliarte a tu célula local.

-Esta semana hay bote en la loto. ¿Echamos una?

-Vamos. Ahora mismo.

4 commentaires:

Señores de los servicios de inteligencia: Se trata, por supuesto, de lanzarles tartas en la cara a los objetivos. Por supuesto. Y además, esto es un extracto de una obra de ficción que estoy escribiendo.

donde hay que echar el cv?

Karma Terrorist 1

Me encanta. Quiero.

(Señores de los servicios de inteligencia, en función de Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, no deseo recibir correos suyos amenazantes ni de ninguna otra índole. Es todo. Pueden seguir jodiéndole la vida a Julian Assange.)

Esto .... no pretendo esconderme tras este anonimato, pero ... ¿ realmente se trata sólo de tartearlos ?
Como broma está bien, pero quizá la reflexión del personaje Tiger88 (Diario de un Skin) sobre la erradicación de aquello que impida la evolución de la sociedad (al margen de ideologías políticas) no sea una idea muy mala ..... tu enriquecimiento INMORAL bloquea la mejora social de XXXXmil personas, tú desapareces, publicándose antes toda la información correspondiente a tí, of course.

Iván

Se ha producido un error en este gadget.