13/11/12

huelga


A los que tienen miedo: ¿De qué? ¿De que os echen mañana en vez de el mes que viene? Es muy legítimo vivir con miedo a morir algún día, pero siento deciros que acabará ocurriendo de todas formas. Si le tenéis miedo a hacer huelga en la mejores condiciones legales de la historia (y las peores laborales de la democracia), será mejor que no salgáis a la calle. Jamás. El mundo es un lugar muy peligroso también el resto del año.

A los que no pueden permitirse el descuento en su nómina: No se me ocurre mejor razón para protestar que no poder comer si de repente un mes cobras cincuenta euros menos (que es lo que se le descuenta a un mileurista). Salvo que lo que no podáis permitiros si dejáis de cobrarlos sea salir de copas este fin de semana o fumar, en cuyo caso tenéis un problema mucho más serio que vuestra situación laboral. Por cierto, vendéis muy barato un derecho ganado a hostias por vuestros abuelos.

A los que dicen que no sirve de nada porque no hay dinero: Si realmente no lo hay, entonces la puta al río. No pedimos dinero. Queremos JUSTICIA.

A los que no la secundarán porque está politizada: No sabía que vivíais en el monte sin contacto con otros humanos. De lo contrario, cada detalle de vuestra vida en sociedad está politizado. Si os referís a los grandes partidos y sindicatos mayoritarios, comentaros que la convocatoria inicial fue de la CGT. Además, para que una huelga general sea legal debe estar convocada por los sindicatos mayoritariamente representativos. Yo tampoco soy muy amigo de ninguno de los gobiernos que ha tenido este país, pero esta huelga no se convoca para instaurar uno. Para eso están las elecciones (en las que tampoco participáis). Podéis convocar una huelga general diseñada a vuestro gusto para que el vecino del quinto deje de poner a todo rabo sus discos de El Arrebato los domingos por la mañana, pero tendrá un seguimiento un tanto desigual. Y será ilegal.

A todos aquellos que mañana vais a ir a trabajar porque es vuestro derecho: O porque es el momento de arrimar el hombro por la marca España y estas protestas, lejos de ayudar, son propias de los socialistas que nos ha hundido en esta miseria... Creo que tenéis parte de razón. Así que os propongo que, a partir de mañana, prediquéis con el ejemplo y trabajéis el doble de horas, cobréis la mitad y saquéis a vuestros hijos del colegio y les pongáis a trabajar en una fábrica para sacar adelante al país. Me diréis que esto último es demagogia. Ojalá lo fuera. Esas condiciones que os planteo que adoptéis y que os parecen ridículas y exageradas eran normales hace poco más de un siglo, antes de que se empezaran a hacer huelgas, y eran defendidas por aquellos que esgrimían los mismos argumentos que vosotros ahora. Y son a las que el actual liberocaciquismo (liberalismo cuando conviene, socialismo cuando no, amiguismo siempre) nos está trayendo de vuelta si no nos plantamos y decimos: “Hasta aquí”. Y no os engañéis. Todos los derechos de los que disfrutamos se lograron porque en un momento dado la gente se plantó. Y lo más pacífico que hicieron fue ir a la HUELGA. ¿Qué más necesitáis que os hagan para plantaros vosotros? ¿Reinstaurar el derecho de pernada? ¿La inquisición? ¿Que Hitler vuelva a ganar en unas elecciones democráticas?

Respeto vuestro derecho a no hacer huelga mañana. Pero entonces debéis respetar mi derecho a pensar lo siguiente:

-Que os den por el culo. Tenéis lo que os merecéis.

0 commentaires:

Se ha producido un error en este gadget.