21/11/06

¡Esto se mueve (chakachakabumbum)!

¡Empezamos a recibir colaboraciones! Para empezar, Óscar Valcárcel es nuestro nuevo autor de tutesnifas ¡Bienvenido! Explora una faceta poco explotada de los tutesnifas, la prosa poética, pero en su blog, Todas las princesas se convierten en ranas, hace mucho más. Me gusta lo que hace, escribe bien, humor inteligente, temas interesantes y diversos (no os perdais su invitación a apostatar) y se nota que tiene un fondo de hombre del renacimiento del que casi todo el mundo carecemos: ademas de ser hombre de letras (y ley) ¡hace cosas complicadísimas con cacharros! (lo he explicado lo mejor que he podido). Un tipo interesante. Visitadle y sabréis de que lo que estoy hablando. De momento aquí va su contribución.



Mis ojeras, forjadas en todos los fuegos, templadas en todas esas tardes que me han sabido a sal, hicieron que mi lagrimal se forteleciera lo suficiente para que nadie se escapara de mi punto de vista. Fue por una mujer: por la misma mujer.

Tiempo después un sereno me sorprendió llevándola a caballito en aquel Madrid imperial, lleno de lenguas y palacios, la ciudad que nos daba libertad y nos devolvía ataduras: Sogas: brillo alado. No supe, ni quise, resucitar mi antigua idea de hacerle un hogar en mis costillas para protegerta del saqueo al que se exponían nuestros antagónicos ideales.

Allá en el sofá rojo le regalé palanganas llenas de ansiedad, para deshacer sus placeres y llenarla de dudas, ¡de frías dudas! No pude por más que sacarla de mi dicha, ella no respondía a mis quereres y, constantemente, dirigía el camino de mi sombra con inquisitoriales lunas. Robé todas las poesías escritas en vateres: jodí mi herida: me puse su corona de espinas: la odié.

Años más tarde dio con sus huesos en un hospital: estaba grave: su futuro (que no su vida) pendía del frío y delgado hilo de los latidos que había provocado en mi pecho.

No fuí a verla, dejé que me olvidara.

Óscar Valcárcel, 2006.

3 commentaires:

A ver, voy a comprobar una cosa...mmmm

Uy, vine a que me asesoraras y me he encontrado con una tragedia griega en tu post. Refugios en las costillas, hospitales, lágrimas, paseos por Madrid, y al final, a olvidar. En fin, por cierto, lo tuyo no es publicidad, simplemente es dejar la cortés tarjeta de visita, es lo propio y lo adecuado. A veces, cuando recibes un comentario y no sabes de dónde has venido, se siente una muy mal dándole dos veces a un nombre en negro y que no lleva a ningún blog. En fin, me dijiste cómics, y los cómics son la yugular del vampiro de mi novio. Amante empederndido y, a veces, especulador del mundo cómic en el ebay.

Saludos

¡Madre mía!

Con esa presentación vas a hacer que se me salten los colores. Te agradezco que lo hayas publicado por aquí, espero que guste.

Un afectuoso saludo.

Se ha producido un error en este gadget.