7/12/06

Estoy llorando como un gilipollas (y II)


Os dije que luego fue peor y os explico porqué. Salí de casa un rato después de poner el post anterior, y de camino a la parada del autobús me enchufé al mp3, que había cargado dos días antes, sin recordar con qué. Iba camino de la parada y suenan en este orden "L'amitié" de Françoise Hardy (¡la primera en la frente!), "Les copains d'abord" de Brassens y "Volver" de Gardel. Terminando esta última paso por la puerta de un restaurante chino, y se repite el episodio: Una llorera absolutamente demencial. Me lo dicen y no me lo creo. Pero lo más alucinante viene ahora. Me imagino a mí mismo contándole esto a Marion por teléfono, diciéndole que estoy llorando a moco tendido a la puerta de un chino escuchando a Françoise Hardy (que es como una especie de Jeanette sesentera a lo gabacho). Os juro que la oí en mi cabeza reírse a carcajadas. Y pasé automáticamente del desconsuelo total a troncharme de risa yo sólo, en la vía pública y con testigos. Visto desde fuera, la postal debía sugerir la total decadencia a la que son capaces de empujar las drogas a la juventud. Vivido desde dentro, os puedo asegurar que la montaña rusa emocional en la que me monté es mejor que cualquier droga (aunque tampoco tengo muchas referencias). ¿¿Quién necesita heroína cuando se tiene amor??

Horas más tarde, efectivamente, Marion se partía de la risa. Y yo con ella.

7 commentaires:

Bueno, situaciones como esas yo las vivo cada dos por tres...me emociono con cualquier cosa, ahora en navidad hasta con los anuncios de la tele...y hay días que me entran unas lloreras tremendas por cualquier cosa que me digan...
lo de escribir y escuchar musica...yo no escribo ninguno de mis post si no estoy escuchando algo...no me inspiro!

Bueno, es cierto. Lo de escribir y escuchar. Tiendo a pensar que lo que es válido para mí tambien lo es para los demás y es un grandísimo error, pero bueno, ya sabes lo que dicen de los señores: ¡no podemos pensar en dos cosas a la vez! (¡maldición!)

Por cierto, acabo de descargarme (a través de tu blog) el programilla para poner música aquí. ¿Como funciona?

Jo! Tio! No te preocupes que nos vamos a ver dentro de poco...Yo el otro día iba con la bici cruzando un puente y me dio un ataque de melancolía que me tuve que bajar y fumarme un cigarro. El sol se estaba poniendo en mitad de un descampado enorme desde donde se ve toda la ciudad, por detrás de los edificios, rascacielos, fábricas abandonadas, vías del tren aéreo, restos del muro, y la luz tenía ese aire finisecular amarillento, frío, cargado de despedida. Un montón de imágenes y palabras se me vineron encima y sentí que mi cuerpo pertenecía a ese lugar, pero mi corazón estaba en otra parte. Abrazos.

A mí, a veces, me gusta escribir escuchando música. Tengo algún post escrito bajo el influjo de "Postal Service", no sé, el caso es que estás enigmáticamente triste y desde luego "volver" es un canción que remataría al moribundo.

Yo si puedo escribir y escuchar música pero no cualquiera... me la repito... en modo repetir... y me encanta porque lo que escribo acaba teniendo ese ritmo que escucho en mi cabeza ... a veces. A veces es el silencio y me gustó mucho que me llevaras a Sonja la Roja porque ya te digo alli que coincidencias se repiten con la historia de mi Roja...

Emocionarse no es patético. Es para troncharse sí. A mí me encanta y me encanta la gente que deja que le ocurra. ayuda mucho lo que cuentas... eso de pensar que hay otro que se reiría contigo :)

Agradezco encarecidamente la existencia de tu blog porque gracias a él he podido empezar a poner música en el mio¡¡¡ muuuxas gracias.Muy bella la canción de Brassens, deleítanos con más elecciones musicales

Se ha producido un error en este gadget.