27/12/06

Lille (II) Béthune


Entre los siglos XIII y XVII por toda Flandes y Valonia se construyeron unas curiosas edificaciones: los beffrois. Este es el de Lille (la torre a la derecha de la foto).
Son un símbolo de la conquista de las libertades civiles logradas por las comunidades de esta región frente a los poderes tradicionales, la iglesia y la nobleza. En contraposición a los símbolos arquitectónicos de éstos dos últimos, los castillos y las iglesias, estos beffrois son auténticas catedrales laicas. Son bastante característicos de esta zona, hasta el punto de que el símbolo del departamento Nord-Pas de Calais es el beffroi de Béthune. Construido en el s.XIV, es el más famoso. Vale la pena venir a echarle un vistazo, porque está en medio de la Grand Place, que es de por sí impresionante. De noche, en navidades, con la fachada del ayuntamiento de frente (parece sacada de una viñeta de Batman), el resto de edificios de la plaza, las luces y el tiovivo en el que suenan valses, el conjunto es entre Kubrick y flamenco. Da miedo.

Sin embargo, vine a Béthune por un compromiso familiar. Os recuerdo que nos encontramos en una zona de Europa por la que han pasado bastantes acontecimientos importantes de la historia. Esta es la gran trinchera de la Primera Guerra Mundial y uno de los escenarios de la Segunda. Soy de la opinión de que es en la gente mayor donde tenemos que ir a buscar el espíritu de los sitios que visitamos. Los ancianos son uno de nuestros mayores tesoros, mantienen viva la memoria de los acontecimientos desde la visión de la singularidad. Tener la ocasión de conocer a un hombre que vivía aquí con dieciocho años cuando acabó la Segunda Guerra Mundial fue para mí una gran experiencia. No hablamos de ella, porque este hombre en cuestión no suele hablar mucho del pasado, y no quisiera yo ponerme a remover un recuerdo posiblemente bien asentado en contra de su voluntad (aunque me moría de ganas). Pero en un momento dado, mientras él sostenía una foto de sus compañeros y se adentraba en el pasado con aquellos mismos ojos que seguramente habrían visto los bombardeos, el éxodo de la población civil a pie hacia el sur por las carreteras, tirándose a la cuneta cada vez que pasaba un avión, los uniformes nazis de verdad (y no esos pastiches de las películas), la llegada de los primeros aliados, cagados de miedo, a territorio aún alemán... yo tuve la certeza absoluta de que el viaje en el tiempo es posible. Lo único que tenéis que hacer es hablar con vuestros abuelos. Antes de que sea demasiado tarde y esa parte de la historia se hunda para siempre en los libros.

3 commentaires:

Bueno muchachada! Que tal las navidades? Las mias como veis estupendamente (disculpad las tildes). Lynnsinhill, vuelvo a no poder escribirte comentarios, asi que te lo pongo por aqui. Estuve en una comiqueria en Béthune y vi la joyaza de Little Nemo. El formato de pagina es el original! No me extraña que cueste tanto. Y la foto del post "Las aptitudes de la concursante" es uno de los primeros resultados cuando buscas el logo de la region Nord-Pas de Calais! Es Miss Artois-Noseque. Que casualidad, no?
En cuanto tenga listas las fotos de Navidad en Auvergne os colgaré un foto-post que no tiene desperdicio, os lo aseguro. Nos leemos!

Vaya pedazo de entradas que te has marcado, sí señor. Sigue culturizándome un poco, que de Francia no sé ni un huevo. Eso sí, lo primero es lo primero, pásalo bien con tu chica y con los franchutes. Besos desde China,

Miguel

P.D. Qué bueno leerte después de tenerte un poco perdidito, amigo. ;)

Una Navidad francesa, belga, en el meollo de la Grand Place, sentado en esos adoquines congelados (en Julio se puede, ahora no), qué placer para la mente poder luego recordar esas navidades.

Bye

Se ha producido un error en este gadget.