16/7/07

Précaution, ami conducteur!


Tras la juerga nacional del 14 de Julio, ciertos compromisos familiares me han traido de nuevo a Theix, en Auvergne. Posiblemente no vuelva a actualizar hasta la vuelta, mis disculpas anticipadas. Sin embargo, el viaje hasta aquí me ha permitido conocer otra faceta más de la realidad gabacha actual: la carretera y los conductores.
Ya de entrada partimos del suceso increíble de atravesar París en menos de 25 minutos el domingo 15 de Julio por la mañana. Ni atascos ni desvíos incomprensibles. Un trayecto limpio y preciso, casi quirúrgico. Acojonante. ¿Os imagináis un milagro semejante en las circunvalaciones de Madrid ? Ni por el forro. El hecho subyacente es que ya van unas cuantas veces que estoy en París de esta manera: en coche y deseando dejarla atrás lo más rapidamente posible. Y la verdad es que París se merece mucho más. Se merece una visita en condiciones, cosa que llevo posponiendo por lo de siempre, la puta falta de pasta, y mira que vivo a sólo una hora y poco en tren de la Ciudad de la Luz.

Pero bueno, yendo al grano: los gabachos conduciendo son la hostia. Prudentes, hábiles, cívicos y considerados. Las incorporaciones en carril de aceleración son pura cortesía. Rara vez superan el límite de velocidad (que aquí está en 130 Km/h) y si lo hacen es por muy poco. En un viaje de seis horas no nos cruzamos con un solo energúmeno de los que en España te adelantan a 220 o se te pegan al culo dándote las largas, o al típico camionero cabrón que te obliga a incorporarte ya en el arcén. Por otro lado, casi todas las grandes vías son autopistas de pago, y son caras de cojones. Además, se impone la política empresarial de supresión de puestos de trabajo que también se empieza a ver en las cajas del supermercado: los pagos se hacen por tarjeta a través de una máquina. Eso sí, en algunos puestos de peaje los pocos empleados humanos que quedan reparten bebida bien fresquita y regalillos, como juguetes para los críos y cosas así. En nuestro caso un tercio de té con melocotón y una baraja de cartas de las siete familias.

La información en carretera está tremendamente bien coordinada. Si una mosca caga en el asfalto te enteras tres minutos más tarde, no vaya a ser que suponga un obstáculo para la circulación. Y en dos minutos más los operarios ya la han recogido, sin preparar apenas atasco, y tú te enteras de todo esto por la radio, en francés… ¡Y luego en inglés para los conductores extranjeros! Alucinante. Pues eso, que un placer conducir en este país. ¡Nos leemos a la vuelta!


Por cierto, los de AdSense me han quitado la publicidad (y la recaudación) por pinchar en mis propios anuncios. ¿Cómo no voy a pinchar, si estoy bucando trabajo en academias de idiomas y es casi lo único que se anunciaba aquí? ¡Ya me parecía a mi ganar demasiado!

Buenas noches y buena suerte.

11 commentaires:

Jaja, cómo me he reído por dos cosas: primero la mosca que caga en el asfalrto, y segundo lo del Adsense... Pero cómo se te ocurre, alma de pollo, pinchar en tus propios anuncios??? No sabes que eso está prohibidísimo? Y que además estos de Google se enteran en seguida? Pues ya puedes darte por baneado de por vida, porque una vez que te anulan una cuenta abierta a tu nombre, no te vulven a aceptar nunca más en el programa de publicidad. Así, como lo oyes.

PS: oye, por cierto, es verdad todo lo que cuentas de las autopistas francesas, pero es que en España también tenemos vías de pago sólo de tarjeta... Que España será casi Africa, pero aquí también tenemos estas cosas, ¿eh?

Si, si que las tenemos, pero es que alli no hay otra cosa. Y conozco la diferencia a fondo, que me recorri media España con la orquesta!
Y con lo del AdSense es que soy un pringaooooooooo!
Nos leemos!

A mi me llama la atención que en muchas autovías son de tres carriles y el de en medio sirve tanto para los que van en un sentido u otro. Lo comparten civilizadamente.

Si esto lo pusieran en España, las hostias serían de récord Guinness.

Bon voyage, amuse-toi bien y olvídate de París. La ciudad está tan llena de recuerdos de personas que a ella le importan un comino, que se ha saturado. Yo prefiero recordar el tiempo que pasé allí como si lo hubiera pasado en cualquier otra parte, cerca del mar. Mira que hacer una playa al borde del Sena! Por eso me escapo, como siempre, a una isla.

À bientôt!

Se me olvidaba: respecto a los accidentes, seguiría habiéndolos por mucho que acabáramos con los capullos y los borrachos y los despistados. Seguiría habiéndolos aunque se arreglaran las carreteras y las autopistas. Es por una mera cuestión física: hay demasiados elementos en movimiento a una velocidad excesiva en un mismo espacio.

Por lo tanto, sin borrachos, ni capullos, ni malas instalaciones, quizá podría reducirse el número de colisiones en un 40 o 60%, pero no más. Haciendo un cálculo aproximado de vehículos en movimiento en la red de autopistas españolas, cabría circular a 20 kilómetros por hora para evitar casi el 100% de los accidentes. Y claro, quién está dispuesto a circular a 20.

Así, cada vez que cogemos el coche, estamos arriesgando nuestra vida. Pero los políticos prefieren hablar de terrorismo, en realidad una de las causas de muerte menos probables en este país.

Pero, chaval, alma de dios!!!Cómo no nos dijiste nada de la publicidad, es decir, de que había que pinchar en ella para que sacaras pasta. Pues anda que no podíamos haber pinchado mil veces en el banner, con la de tiempo libre que tenemos por aquí...

Bueno, no pasa nada, muchos besos!!

Luigi, algo me suena de lo que dices, pero no he llegado a verlo.

Mel, eso explica porqué me cago de miedo cada vez que cojo el volante, por muy prudente que vaya y por mucho que conduzca en Francia. Y Paris tiene pinta de eso que dices, cosa que no pasa en Berlin, por ejemplo, hogar de acogida de mi amigo
chagüen, si es que no me dio ni tiempo de avisar. Que gañanazo soy! Un beso y pasadlo bien en Italia.

Bueno nenes, ya no digo lo de actualizar esta noche porque me conozco, pero tengo un par de posts en la quijotera nada desdeñables. A màs ver!

Eso de las autopistas de 3 carriles existió, tiempo a, aquí en españa, se llamaban vías rápidas creo recordar.. y, en efecto, las quitaron porque las ostias eran como bollos suizos.

Me ha llamado la atención eso que dices de que regalan bebidas y juegos. No lo recuerdo de mis viajes por allí, eso sí, los precios de los peajes eran sencillamente astronómicos.. de eso sí me acuerdo.

Salud compadre!

Toma, Cordero, un regalito:

http://www.youtube.com/watch?v=77viVXWC6Rw

Es un nuevo anuncio de la ONCE queme recuerda mcuho a ti, y a aquellas noches escuchando "The final countdown"... Fíjate en los detallitos. Te vas a reir.

Hostia Michael, que bueno! Me ha flipado lo de inflar la colchoneta con las botas camperas. Y la pose del pollo abriendo la sombrilla. Bueno, que coño, el anuncio en si es la caña!!!! Qué risas!

y a mi tb. Como me divierte tu blog. Santé!

Se ha producido un error en este gadget.