1/6/10

Zahara: “Creo que me estoy liberando, cada vez hay menos personaje y más yo”


Publiqué esta entrevista (gratis) en un medio digital, pero no acabé muy contento con el tratamiento que le dieron, así que, si ellos pueden publicarlo, ¿porqué yo no?
 

Han pasado cinco años desde que autoeditara Día 913. Desde entonces Zahara Gordillo (Úbeda , 1983) ha crecido y se ha desarrollado como artista en un ambiente profesional, el de la industria musical en España, especialmente duro en estos tiempos. “He vivido situaciones económicas muy complicadas. Aunque parezca que la promoción da dinero,  no es así. La promoción da promoción”. Fichar por una multinacional para editar La fabulosa historia de… (Universal, 2009) supuso importantes cambios. “Pasar de la autogestión absoluta a delegar me ha costado mucho. He perdido el control de algunas cosas que luego me ha costado recuperar. A veces se han tomado decisiones que no han beneficiado a mi carrera y de las que yo no era partícipe, pero he dado la cara por ellas”.
El pop no es el único género musical en su vida. Ha cantado versiones con un trío de jazz y también recuerda “el día de mi comunión a mi abuela cantando ‘María de la O’ y mi madre detrás haciendo un teatrillo. La copla tiene mucho que ver con el pop. Es algo que ha pasado por mi vida y ha dejado un poso muy grande” aunque reconoce que le resulta difícil de interpretar  y que no se dedicaría a ello. “Hace poco en un concierto canté `Con las ganas’, que es una canción muy dramática, y salí tan emocionada del escenario que sólo me faltó la peineta y la bata de cola. Es que soy una folclórica”.
Cree que el artista debe ser natural con el público, y eso se refleja en su muy cercana relación con los fans a través las redes sociales en internet que, sostiene, no le ha hecho perder intimidad. “Yo muestro mucho de mí, pero ¿qué muestro? Tú puedes saber qué he desayunado pero ¿tiene eso relevancia? Te abro una ventana, pero mi vida es mía. Además, mostrar cierta cotidianeidad hace que la gente se relaje y tampoco te exija más”.
En el escenario sigue desplegando una puesta en escena con globos y piruletas que tras las experiencias acumuladas se está abriendo también al sarcasmo. “Pero esa es precisamente la gracia del personaje. Si yo fuera solamente una gamberra o sólo naif, no tendría ningún sentido. Puedo ser muy borde y muy directa,  pero también digo muchas tonterías y hablo del amor. Todo encaja, todo tiene su lugar. Eso define mejor al ser humano que el típico macarra por que sí. Nadie es todo pastel o todo mala hostia”.
Dice seguir siendo una chica dulce pero “hay una evolución. Llevo un año sin parar, sin dormir… Eso genera mucha mala leche, aunque no pierdo ese punto de cariño”. Es también  una mujer inteligente que a estas alturas se desenvuelve perfectamente sobre el escenario. “Creo que me estoy liberando. Cada vez me siento más cómoda. Cada vez hay menos personaje y más yo”. Un escenario que es su gran recompensa en este año frenético de entrevistas, gira interminable e incontables horas de carretera, acompañada de su banda Los Fabulosos, a la manera de una June Carter hispana. “Cuando estás delante de tres, o treinta, o trescientas personas cantando tus canciones y luego te dicen que es lo más emocionante que les ha pasado nunca dices: No. Es lo más emocionante que me ha pasado a mí”.

0 commentaires:

Se ha producido un error en este gadget.