23/10/07

Gente de verdad

Hay gente que no sabía de la existencia del Cafetín hasta que se encontraron con su terraza, frente a la catedral, el verano pasado. Ahora que el invierno asoma las orejas y ha barrido las mesas de un soplido, esa gente empieza a refugiarse en lo que para ellos es un bar recién abierto, aunque el año que viene cumpla treinta. Es lo que yo llamo el Efecto Terraza: llamados por el recuerdo del verano siguen viniendo, sin ser éste su hábitat natural.

Esta gente de la que hablo son parejas de cuarenta años con niños. Peinados a raya, camisa por dentro y zapatos castellanos ellos. Blusa, falda hasta la rodilla y perfume dulzón ellas. Sus niños van vestidos de adulto a escala. Piden una caña para él, una Coca-Cola para ella y un mosto para el niño. Son los que te imaginas cuando en los medios se habla de la familia española. Los votantes de los partidos. Los que contratan hipotecas al 15% T.A.E. Los que van a pagar más cara la leche y la luz a partir de enero. Aquellos cuyos hijos recibirán la asignatura de Educación para la Ciudadanía. La gente normal.

Y luego están los otros. Los de siempre. Los cinéfilos. Los músicos trasnochados y los camareros de otros bares. Los locos (tenemos un amplio abanico de patologías). Las reuniones de escritores. El poeta cascado que lleva años escribiendo libros que no puede terminar. El tío que lee biografías de Carlos V delante de un té y una pipa durante cinco horas todos los días. El señor con el que ayer discutí sobre cronocentrismo, economía y culturas nativas norteamericanas. Luisa, que viene todas las noches desde 1978 y nos cuenta a los nuevos camareros como era esto (el bar y la vida en general) durante la transición. La pareja de cuarenta años que viene los domingos a las cinco de la tarde con una niña encantadora vestida de colores vivos. La gente a la que conoces o podrías llegar a conocer. La gente de verdad.

14 commentaires:

Veo que no te gusta compartir el oxígeno con las juventudes-viejunas del pp... es normal, pero así es este mundillo, hay que mezclarse con todos... de ahí es de donde se enriquece uno... de la mezcla y de la diversidad de opiniones.Para bien o para mal.
Saludetes.
NUNCA MAIS

fernando terreiro dijo...
24 de octubre de 2007, 13:13
 

Y muchos más. Yo recuerdo con cariño al tipo que llegó un día y mirando con tono evocador la inmensa fotografía de Antonio Machado se puso a decir: Pablito de Alba, yo era muy amigo de Pablito de Alba. Le veía todos los días en el Molino Rojo. Anda que no he llevado veces a casa borracho a Pablito de Alba.
Y don Antonio con su mirada algo socarrona, y los demás con mirada de póder, aguantando la risa, dándole cuerda

"dios" (como metáfora) nos cría y luego nos juntamos, así es la vida. A mi también me gustaría pasarme por ahi algún día. la curiosidad me llama.

Cafetin... el nombre ya atrae. Tus descripciones mas. ¿Valladolid? Tomo nota.
Me has recordado un 'pedal' en una tabernita de Vigo llamada 'o cafeto', hace tres agostos. Sabe Dios si aun existe.

Tootels, completamente de acuerdo con juntarme con todo el mundo. No es que no me guste esa clientela, es que me sorprende, pero yo encantado. Además, la descripción de la primera pareja podría ser perfectamente de votantes del PSOE.

Señor Terreiro, mis disculpas por no caer en quién era usted en la anterior entrada. A los que tampoco he citado es a los Erasmus griegos que no tuve la suerte de conocer.

Y a Txutxi y a Luna, os recomiendo encarecidamente que vengáis. No sólo por el cafeto, Pucela tiene un montón de rincones inesperados. Claro que Vigo es Vigo. Un amigo mío al que voy a enlazar ahora mismo, el señor Johnny Benitez, tiene la suerte de vivir a caballo entre estas dos ciudades. Es psiquiatra (no podía ser de otra manera).

Un saludo a todos. Nos leemos!

Caí sin querer en una de esas manifestaciones pro-familia (para mí nada familiares) en el centro de Madrid. Tuve una ligera urticaria, qué le vamos a hacer.

Cualquier día de estos me confundiré con los de la segunda especie. Estaré en un rincón del Cafetín, escribiendo algo en mi cuaderno, tomando una cerveza tras otra. Y a lo mejor, cuando estéis a punto de cerrar, os preguntaré si conoceis alguna pensión de mala muerte donde pueda pasar la noche. O el resto de mi vida.

Y los camuflados, que vienen el domingo peinados a raya con la familia, y entre semana solitos por la noche a echar unas birritas.

Eso iba a decir con respecto a lo de "juventudes del PP"...Nadie se salva de la hipoteca...

Familia a plazo fijo e hipoteca numerosa (F. Iwasaki dixit).

Pero que literaria es esa otra clientela. Por cierto, dedica un post al cronocentrismo...
Saludos!

Pues no se donde catalogarme en la descripción que has hecho...el cafetín sin Jos nunca fue lo mismo...

Gloria bendita ese curro, ¿no?

Un día tenemos que hablar de la cola de impresión de un servidor...xDD

Qué pedo llevo!

Cuídate compadre.

Siento decirte, Mel, que en realidad siempre has pertenecido al segundo grupo. Ayer tuve que sacarte arrastras a las 4 am.

Luigi, curiosamente esos suelen ir el domingo a sitios más respetables y entre semana a locales mucho más insalubres con la luz roja.

Como se nota que soy nuevo: ¿Quién es Jos?

¡Así me gusta Óscar, los comentarios hay que ponerlos incluso estando mamao! Anda que no habré yo contestado viniendo de farra totalmente bolinga (lo notaréis por la ernorme cantidad de ertores tiopgradficos)

Salud y Paz en el mundo.

Convites de un escritor infame.
www.realismosucio.com
T.
c.

Jos es el cofundador de "El Largo adios" (popularmente conocido como El cafetín) junto con Joaquín años ha.
Salut

Vale ya me sitúo. Gracias por la información Domi!

Se ha producido un error en este gadget.