16/3/09

medio ambiente laboral

Tengo la suerte de trabajar en el único sector económico en alza actualmente: El recobro. Bueno, tampoco les va nada mal a las harineras (una amiga de La Niña Fatal que trabaja en una panificadora nos dice que es increible la de pan que consume la gente en tiempos de crisis), las plantas de Don Simón, Steinburg y otros vinos y cervezas baratos, las condoneras (follar es gratis, que anunciaban los chicos de El Jueves) y cualquier otra empresa que intervenga en el ocio barato que tenga lugar sin salir de casa.

A mi empresa además el alquiler de las instalaciones le sale gratis: Se lo paga el gobierno autonómico, al igual que los equipos informáticos. Por no hablar de las subvenciones al contratar a una plantilla mayoritariamente femenina, de mediana edad y en paro. Sin embargo que a la patronal le vaya bien no significa que a los empleados nos ocurra lo mismo. A imagen y semejanza de las legiones romanas o los campos de concentración, esta empresa, que empezó haciendo contratos indefinidos y reconociendo de primeras la categoría de 'gestor' (en lugar de contratar 'teleoperadores' rasos) ahora están empezando a despedir a uno de cada diez empleados para incentivar el rendimiento de los nueve supervivientes. El problema es que recobrando el factor suerte es decisivo y una mala semana puede ponerte en una situación muy delicada, así que voy a calzarme mi mejor sonrisa y a pedirle una carta de recomendación a mi jefe, por lo que pueda pasar el mes que viene. Y esto se debe a que otra empresa del sector en la zona acaba de cerrar, dejando a cerca de doscientas personas con más experiencia ávidas de hacerse con nuestros asientos calientes por (aún) menos dinero que nosotros. 'Ellos son el verdadero enemigo', parecen recordarnos nuestros superiores inmediatos.

Por otro lado un minoritario y especialmente incendiario sindicato ha iniciado su actividad aquí, con lo que el ambiente está de lo más animado. De hecho no sé como he tardado tanto en volver a escribir sobre estas cosas. En breve más divertidos episodios en el fantástico mundo de las grandes empresas emergentes.

8 commentaires:

Este tema daría para un blog en sí mismo... Al tiempo.

¿Me ha parecido oir CG...? Coff, coff

En la mía empresa hicieron pintadas y todo al respecto de una huelga.

Punk attacks!

Está todo muy mal. Yo gestiono expedientes de morosos. Lo hago con mucho pesar y alegría al mismo tiempo. Crisis agridulce, (de mierda).

El libelé Carroñeros debería ser el título del post, by the buey.

Clau

Corren buenos tiempos para hacerse macarra... lo que nos queda por ver, virgensanta.

Has oído bien, Portrait. Me faltó el canto un duro para estar en la lista de candidatura, pero ya estaba en otro y no podía ser.

Clau!!! Tu también hija mía??? Creo que curramos en la misma empresa, la de aquí es una franquicia de la de Madrí. El post 'carroñeros' ya está escrito, suelo tener varios en la recámara. Este es el de presentación del tema.

Ya lo dice la sabiduría popular, Iza: hay quien se hace rico con las crisis. Yo sólo espero que no sean los de siempre y que el término adquiera todo el significado de su origen griego. Crisis significaba CAMBIO.

Espero que esto de "'Ellos son el verdadero enemigo'" no os lo hayáis creído.
Esa estratégia empresarial del divide y vencerás es la más típica de los centros de contact center y les suele dar buenos resultados...lo contrario, la organización y la unión,les hace temblar.
Así que por vuestro bien, espero que sepáis apuntar hacia el verdadero enemigo.

Está todo bien encauzado, anónimo, eso tenlo por seguro.

Enhorabuena para los trabajadores/as de la empresa en la que trabajas! 6-3 no está nada mal teniendo en cuenta las mentiras de los que han quedado en minoría en su último comunicado.

Se ha producido un error en este gadget.