7/5/09

discípulos de Gilgamesh

La Niña Fatal queda con unos amigos suyos a los que hacía tiempo que no veía. Yo me reúno con ella más tarde.
-Ya verás cuando veas al Chejo, no ha cambiado nada.
Y mira que yo me he ido el año pasado de botellón con la gente de mi clase, que tiene diez años menos que yo, pero me llama la atención la gente tan joven con la que nos estamos tomando unas cañas. Unos chavalillos que acaban de montarse un grupo, tienen novias de 21 años, visten marcas modernas, cara de críos, actitud desenfadada y a cuyo lado me siento un poco mayor. Me tratan con un respeto que, se nota, no procede sólo del hecho de ser el novio de su amiga. Sin embargo ciertos comentarios sobre sus hipotecas y sus situaciones laborales no acaban de cuadrar en este fresco postadolescente de discoteca, ligues y Redbull.
-¿Dónde has tenido ocasión de conocer a unos chavales de 22 años?- le pregunto a La Niña Fatal.
- Son mis amigos del instituto. Yo soy la pequeña del grupo, ellos tienen 30.

A pesar de gastar unas respetables entradotas (un buen corte de pelo y unos genes capilares judíos hacen bien su trabajo), un servidor pensaba que llevaba muy bien los 30 y que, en comparación a los de mi quinta, daba el pego de haberme anclado en los 25, sobre todo en lo que a modo de vida se refiere. Hasta hoy. Hay gente que se ha hecho con un elixir de la eterna juventud y no lo comparten, pero de tenerlo en mi mano no sé si lo usaría. Está claro que me encuentro más integrado entre gente sin hipotecas y sin conversaciones sobre críos, modelos de coches o anécdotas de adolescencia recordadas con nostalgia, pero pienso en la posibilidad de vivir en una interminable fiesta Erasmus, cambiando de amigos cada año y de novia cada mes, y me pongo a pensar en lo bien que se está con La Niña Fatal y lo que echo de menos, después de unas semanas sin tener ocasión, el quedar a tomar unas Karmeliet con mi adláter apocalyptico, así tranquilamente.

Y recogiéndose prontito el sábado para salir de vinos el domingo.

7 commentaires:

Y con esta ya son 200 entradas, amigos. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

De nada.

Clau

jajajja, y a mi que me parecía que estaba de moda eso de recogerse prontico el sábado para disfrutar de la mañana del domingo... yo creyendome moderna y resulta que soy pureta, vayapordioss.

Ole ahí 200. Enhorabuena caballero!

Se me va la pinza o estos dos últimos posts estaban al revés??

pero sr VRC
quien le dice q en unos años
no esta ud. en la pavada total...

la vida no es lineal.

Iza, el término clínico para lo que nos pasa es DOMINGERO! En breve un post sobre esto.

Completamente de acuerdo, did. Con 22 me fui de casa de mis padres a vivir con mi pareja de entonces y era un puto señor mayor de los de fin de semana en el pueblo y coche a la puerta.

Portrait, es que este post estuvo apenas 2h en primera plana y quería darle una segunda oportunidad. Poca gente lee el post que está en segundo lugar (salvo los habituales como tú!)

Abrazos varios.

Se ha producido un error en este gadget.